Saltar al contenido

Cómo subir a un kayak doble

como subir a un kayak doble

Los kayaks dobles han crecido en ventas y reputación en los últimos tiempos por varios motivos, entre los que se destacan los nuevos modelos, que son cada vez más asequibles, prácticos y seguros.

Este tipo de embarcaciones permite que familias, parejas y amigos puedan navegar juntos, lo que también ha abierto un gran mercado para venta de kayaks, como es el caso del kayak doble de pesca.

Además, con los modelos de kayaks desmontables resulta sumamente fácil convertir un kayak individual en doble y viceversa.

Sin embargo, navegar de a dos o con niños exige un poco de destreza a la hora de subir al kayak y remar. Factores como la coordinación y el equilibrio pueden hacer que comencemos nuestro paseo con el pie izquierdo.

Con eso en mente hemos escrito este post con los mejores consejos para una navegación de a dos fluida y placentera.

Cómo subir a un kayak doble

Características de un buen kayak doble

Empecemos analizando las características propias de un kayak doble.

Se trata de un kayak enfocado más bien en el placer y el esparcimiento antes que en el deporte. Por ello existen modelos de paseo y también para pesca.

Un kayak de dos plazas, como su nombre lo indica, es una embarcación apta para soportar dos personas, aunque algunos soportan además también uno o dos niños.

Un buen kayak doble, por diseño, debe ser lo suficientemente espacioso y grande para que sus tripulantes viajen cómodos. Esto significa que cada uno tenga un espacio adecuado para distribuir bien el peso, que no se choquen las palas y que haya un buen espacio de almacenamiento.

Caracteristicas de un buen kayak doble

Parece algo básico, pero existen algunos modelos que no contemplan esto y los tripulantes acaban navegando demasiado juntos o, por el contrario, muy separados, lo que puede provocar un desequilibrio en la embarcación.

Todo esto sin dudas redunda en la performance del kayak.

Por otra parte, un buen kayak doble debe ser bastante estable. En general, dado que tiene que tener un tamaño acorde a dos personas, esto no suele ser un problema, especialmente si se trata de un auto vaciable.

Si tenemos paciencia y solamente queremos disfrutar de un buen paseo sin mayores pretensiones, los kayaks dobles resultan especialmente ideales para navegar con personas con menos experiencia para enseñarles a remar y que adquieran seguridad y confianza.

Los kayaks de dos plazas, dado su tamaño, suelen ser los modelos más estables. Además, uno puede ir compensando la falta de fuerza o experiencia de quien está aprendiendo.

Por otra parte, navegar al lado de alguien con experiencia redunda en otros puntos positivos como una mayor velocidad.

Kayak doble: ¿cómo subir y navegar en un kayak doble?

Kayak doble - como subir y navegar en un kayak doble

Para empezar, lo ideal es que no haya una diferencia de peso importante entre los tripulantes ya que, como sucede con la distancia entre los tripulantes, una diferencia de peso también puede provocar un desequilibrio.

También, como hemos mencionado, es posible navegar con niños pero hay que considerar que no es así con todos los modelos, por lo que es indispensable comprobar en las especificaciones técnicas cuánto peso puede soportar si pensamos subir a dos adultos y uno o dos niños.

Muchos recomiendan simular un vuelco del kayak para saber cómo actuar en una situación imprevista ya que, en general, es más difícil que un kayak doble se de vuelta pero, al mismo tiempo, si esto sucede, puede ser más complicado volver a subirse que si estuviésemos en un kayak individual.

A la hora de subir, si estamos en la costa debemos llevar el kayak hasta un punto poco profundo del agua y colocarlo de forma paralela a la costa.

Primero, la persona que va a ocupar la parte delantera debe colocar el remo encima de la embarcación para que no lo moleste y luego subir. Una vez arriba, este tripulante debe tomarse su tiempo para acomodarse bien, distribuir su peso y estar sentado de forma cómoda y estable.

Además, quien ocupa la parte delantera puede usar el remo para estabilizar el bote mientras el otro navegante sube.

Acto seguido, los dos kayakistas deben utilizar sus palas para impulsar la embarcación y adentrarse en el agua.

Si estamos en un muelle, seguiremos el mismo orden, con la diferencia de que allí tendremos mejores condiciones para brindar estabilidad al haber pasamanos o barandillas.

como subir a un kayak doble en muelle

Caso el muelle no tenga nada de esto, seguiremos los mismos pasos que saliendo desde la costa pero lo haremos desde la parte más baja del muelle.

Es esencial recordar de nunca arrastrar el kayak, especialmente por piedras o un fondo duro, sin importar si nuestra embarcación es rígida. Obviamente, en un hinchable no debemos ni considerar esta opción.

Se recomienda realizar unos ejercicios en el agua antes de aventurarse definitivamente, como por ejemplo realizar una vuelta completa, tanto para entender el comportamiento del kayak cuanto para testear la coordinación de los tripulantes.

Navegar en un kayak doble no es difícil pero requiere un poco de técnica y, lo principal, coordinación, principalmente a la hora de realizar algunas maniobras.

Es necesario encontrar un ritmo para que las palas no se choquen o entren en el agua en momentos diferentes, lo que puede provocar una disminución en la velocidad. La clave es que entren ambas palas al mismo tiempo en el agua.

Lo ideal es que el tripulante de adelante marque el ritmo, ya que es más fácil que quien va a atrás vea lo que sucede adelante y pueda acompañar los movimientos. Además, quien va atrás debe ejercer la función de marcar la dirección del kayak mientras que quien va adelante, como mencionamos, se dedica más bien al ritmo y al impulso.

Si esto no funciona, lo más fácil es ir marcando el ritmo de la clásica forma “izquierda-derecha”.

Se pueden lograr muchos más resultados remando lentamente pero de forma coordinada antes que rápido pero cada uno a su forma.

Por otra parte, algo que puede funcionar muy bien es usar el mismo tipo de pala ya que no son todas iguales y pueden tener inclinaciones diferentes, generando una discrepancia en la velocidad de navegación y la fuerza que cada remero debe aplicar.

Bajarse del kayak es un proceso similar al de subirse: la persona de adelante debe salir primero mientras que quien está atrás se encarga de la estabilidad y el apoyo. Al igual que para subir, el kayak debe estar en aguas poco profundas.

Es importante asegurarse de no sostener la pala al momento de bajarse ni que estén en el medio para no tropezar.

Primero se sacan las rodillas, utilizando la fuerza de los brazos para levantar las caderas. Luego, quien ha salido primero sostiene el kayak para facilitar la salida del otro tripulante.

Si el fondo es muy pedregoso, lo mejor es mantener el kayak flotando en la menor profundidad posible sin tocar las piedras, y usar la pala para estabilizar la embarcación apoyándola sobre o entre medio de las rocas.

Pero ojo, ubicarla entre medio de las rocas no es lo más recomendable. Este solo debe hacerse si realmente no tenemos un punto muy firme para sostenernos y si contamos con una pala de muy buena calidad y muy resistente.

En este caso, sujetaremos la pala con ambas manos y nos deslizaremos del asiento hasta poder salir del kayak.

Artículos relacionados