Saltar al contenido

Cómo remar en kayak sit-on-top

como remar en kayak sit on top

A pesar de ser una práctica que hasta un niño puede dominar, el kayakismo tiene sus trucos.

Por supuesto que alguien sin experiencia puede subirse a un kayak y salir navegando, pero con un mínimo de técnica no solo podremos andar más rápido y en la dirección que queremos sin mayores dificultades, sino que evitaremos posibles problemas musculares.

Y, entre los diferentes tipos de kayaks que existen, uno de los más populares para iniciantes es el sit-on-top, ya que es prácticamente insumergible, fácil de volver a subirse estando en el agua y posee una excelente estabilidad.

Consejos para remar bien con tu kayak

Veamos algunos pasos fundamentales para remar en kayak que nos evitarán varias dificultades.

como remar con tu kayak

Subirse correctamente

Ante todo, debemos comenzar con el pie derecho. Esto significa que el primer paso para remar correctamente es subirse correctamente.

Ten en cuenta que no hay apuro. No hace falta hacerlo rápido, o empujar el kayak al agua y subirse velozmente para empezar a andar. Tampoco tengas miedo de mojarte porque, de hecho, tarde o temprano lo harás.

Y en el caso de los sit-on-top subirse es incluso todavía más fácil, porque es abierto.

La posición en el kayak

Complementando el punto anterior, sugerimos sentarse siempre hacia adelante y con la espalda recta.

Entonces asegurate de acomodarte bien en el asiento, distribuir el peso y apoyar los pies antes de empezar a navegar ya que ir acomodándose durante la travesía desestabiliza la flotación.

Sostener bien el remo

Más abajo hablaremos de los tipos de palas para remar mejor pero, independientemente del modelo, coger bien el remo es algo esencial y básico.

Una pala tiene dos hojas en sus extremos y son asimétricas.

Existe una regla clave para no equivocarse jamás y es la siguiente: la parte de la hoja que es más larga o que sobresale más, va hacia arriba, y la curva de la hoja tiene que estar mirando hacia atrás.

Mientras sostenemos el remo, las manos deben tener una distancia que sea un poco más que el ancho de hombros.

Elegir la pala correcta

La pala es fundamental para practicar kayakismo.

Para un ojo inexperto talvez parezcan todas más o menos iguales. Sin embargo, existen algunas sutiles pero importantes diferencias que nos ayudarán a remar mejor.

Antes que nada, si vamos a dedicarnos seriamente al kayakismo o planeamos hacerlo de forma habitual, lo ideal es ir probando diferentes tipos para, eventualmente, saber elegir la pala correcta para cada tipo de actividad.

Por ahora solo debes saber que existen las siguientes palas:

  • De aluminio y plástico: Es el tipo de pala más básica que existe. Obviamente no es la mejor, ya que es pesada y en general desequilibrada, pero para empezar está bien. Además, si luego adquirimos alguna mejor, podemos usarla como repuesto.
  • De cuchara: Este tipo de pala se recomienda para aguas tranquilas, por lo que no es muy confiable en el mar, por ejemplo. Están diseñadas para coger mucha agua y requieren cierta técnica para manejarlas, por lo que no son especialmente recomendadas para principiantes.
  • Palas de mar o pesca: Son palas ligeras de hojas estrechas y asimétricas. Suelen ser ergonómicas y estar hechas de fibra de carbono, que es un material muy leve y resistente, y recubiertas de nylon. Son, sin dudas, las mejores.

Dicho esto, otro punto importante para aprender cómo remar es considerar el tamaño y el largo de la pala.

Además de darnos el impulso necesario, la pala sirve para girar, cambiar el rumbo o darnos apoyo. La pala representa nuestras manos en el agua.

Una pala ideal tiene nuestro largo. Para ello, permaneciendo de pie, levantamos un brazo lo más alto que podamos. La pala adecuada debe tener unos 5 centímetros más que la altura máxima que alcanzamos así, o sea, 5 centímetros más alta que la punta de nuestros dedos con el brazo extendido.

El ancho del kayak también influye en el tamaño ideal de la pala. Para hacer una generalidad, podríamos decir que debe ser de 2 a 3 veces más larga que el ancho de la embarcación.

Sin embargo, en cualquier tienda especializada pueden asesorarte mejor dependiendo también del tipo de actividad a realizar. Inclusive hay una tabla de medidas, pero depende del tipo de paleo y de agua donde navegaremos.

También debemos tener en cuenta el ángulo de la pala, que debe ser asimétrico, o sea, las hojas deben estar en diferentes planos.

Esto es posible de regular en las palas desmontables pero en las fijas en ángulo ya viene determinado de fábrica.

Ahora bien, ¿cómo colocamos las manos en la pala?

Si somos diestros, debemos sujetar la pala con la mano derecha. En ese caso, será la mano izquierda la que permita la rotación o, dicho de otra forma, cambiar el ángulo de la hoja para que entre al agua.

Para remar de forma armónica una buena referencia es sostener la pala colocando los brazos hacia arriba formando un ángulo de 90° con los codos. De esa forma, sabremos exactamente desde dónde sostener la pala.

Por último, veamos cómo aprender a palear en kayak.

Debemos introducir la pala lo más cerca y al frente que podamos del kayak para luego deslizarla hacia nuestro cuerpo.

Si metemos la hoja izquierda de la pala en el agua, será el brazo izquierdo quien realice esta acción pero la fuerza será ejercida con el brazo derecho. O sea, la fuerza siempre se realiza con el brazo opuesto.

Primero costará un poco de esfuerzo acostumbrarse al movimiento y al equilibrio, pero luego el movimiento será intuitivo.

Importante: Es idóneo que la pala esté atada al kayak o a nuestra muñeca. Para ello se utiliza el leash. Sin embargo, esto puede dificultar los movimientos. En ese caso, lo mejor es llevar una pala de repuesto ya que un kayak sin una pala no va a ningún lugar.

Trucos para palear mejor

  • Podemos, y en realidad debemos, utilizar la pala como timón para girar el kayak.
  • A la hora de remar los brazos deben estar estirados y, de esa forma, será la cintura quien gire.
  • Si navegamos en el mar, debemos prestar atención a las olas y a la posición del kayak. Lo mejor es mantenerlo perpendicular y esperar los momentos entre ola y ola para remar.
  • A pesar de la fuerza y los movimientos a realizar, el cuerpo debe estar relajado.
  • Mantén el ritmo, siente el flujo de la navegación. Meter la pala de forma lenta, frenará el kayak
  • Una palada silenciosa significa que lo estamos haciendo bien. Muchas salpicaduras o ruido de chapoteo significa que estamos siendo torpes.
  • Una buena ayuda a la hora de aprender a palear es imaginar un rectángulo frente a ti, con la línea superior a la altura de tus ojos y las líneas laterales coincidiendo con el ancho del kayak. De esa forma, las manos nunca deben superar esta línea imaginaria de tus ojos. Y si queremos hacer un paleo alto, por ejemplo, el ángulo de la pala deberá sobrepasar los vértices del rectángulo. Caso queramos navegar con un paleo bajo, el lado que queda afuera del agua deberá quedar a la mitad del rectángulo mientras que la parte sumergida deberá coincidir con el vértice.

Sigue estos consejos para navegar, tanto de forma individual como en un kayak doble en compañía, y, por más que tengas cero experiencia, tus primeras experiencia serán mucho más fáciles y agradables.